OTROS TEMAS EN NUESTRO BLOG

SAGRADOS TITULARES

Los sagrados titulares de nuestra Cofradía son: Nuestro Padre, Jesús Nazareno y María Santísima de los Dolores.
Ambas son posteriores a la guerra civil, que fue cuando las imágenes que había en nuestro templo, fueron quemadas, en aquellos momentos tan duros de nuestra historia.
Ambas imágenes fueron donadas a la Parroquia, por dos familias de nuestro pueblo, en el año 1939 una y 1.940 la otra.
La imagen de la Virgen de los Dolores fue donada por el matrimonio formado por Eugenia Cuesta Ferrer y Francisco Torres Ruíz.
La imagen de Ntro. Padre Jesús Nazareno, fue donada por Encarnación Gutiérrez, viuda de Pugnaire.

MARÍA STMA. DE LOS DOLORES

La imagen de la Virgen de los Dolores, es una imagen llamada de las de candelero, o imagen de vestir, una talla de madera de autor desconocido. Mide 1,56 de alta, su rostro pálido de dolor y amargura, refleja el sufrimiento de una Madre, contemplando toda la pasión de su Hijo, y el cruel destino al que se le ha sentenciado.
De estilo neobarroco, debajo del manto, el cabello de la Virgen, tallado como Ella en madera, aparece bellamente arreglado con un recogido de la época.
De su rostro, destaca, a parte de la belleza de la expresión, la mirada baja de sus ojos, que aceptan la voluntad del Padre, y que en unas hermosas lágrimas de cristal, manifiestan todo lo que una madre siente por su Hijo.
Sus manos, que intentan imitar el estilo granadino de las Dolorosas de época, se entrelazan por momentos intentando contener todo el dolor que siente, mientras que en otras ocasiones, sostienen la corona de espinas, que atormentó la cabeza del Redentor.

NUESTRO PADRE, JESÚS NAZARENO

La imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno, es también una imagen de vestir, pero de cuerpo entero. Data de 1.940, aunque se desconoce su autor, atribuyéndose a los herederos de Navas Parejo, por la expresividad de su rostro, y la técnica utilizada en toda la talla de madera. Es una imagen de calidad muy alta, por la perfección y personalidad con que se ha realizado el rostro, el correcto tratamiento del cabello y la acertada proporción del cuerpo.
En el año 2002, se sometió a un proceso de restauración, y todos los expertos que estudiaron la imagen destacan, el hecho de que se encuentre perfectamente anatomizada, es decir, se han tallado todos los músculos de su cuerpo, especialmente la musculatura del torso y de las piernas.
La imagen lleva un sudario de tela encolada, que cubre sus partes más íntimas.
Su tez morena, aumenta la expresión de su mirada, tan intensa, que es una de las más bellas imágenes que posee nuestra Parroquia.
El autor ha querido reflejar el momento en que Jesús, cargando con la cruz, camina hacia el destino de su sentencia de muerte, y abrazado a esa cruz, como quién se agarra a un salvavidas, mira con ternura, y con gran amor, a todas las personas que salen a su encuentro.
La imagen, un poco encorvada por el peso de la cruz, adelante su pié derecho, buscando apoyo en el suelo, para poder seguir caminando, sin por eso perder, la serenidad de su rostro, que envuelto en la sangre que brota de la corona de espinas, pareciera que nos consuela a nosotros, más que nosotros a Él.